Surco Nasogeniano

Define tu rostro

320€/Vial

Suaviza los surcos nasogenianos para un rostro más joven.

Surco Nasogeniano

El tratamiento del surco nasogeniano generalmente se realiza mediante la inyección de rellenos dérmicos, como ácido hialurónico o poliláctico, para añadir volumen y estimular la producción de colágeno en las áreas afectadas.

El procedimiento incluye una consulta inicial para evaluar las necesidades del paciente, seguida de la preparación y desinfección del área, aplicación de anestesia tópica para reducir molestias, inyección del relleno, un suave masaje para distribuir el producto de manera uniforme y finaliza con instrucciones específicas para el cuidado posterior de la piel, todo con el fin de suavizar estas líneas de expresión y mejorar la apariencia y textura de la piel.

  • Rejuvenecimiento facial: El tratamiento suaviza las líneas de expresión y rejuvenece las áreas alrededor de la nariz y la boca, ofreciendo un aspecto más joven y fresco.
  • Resultados naturales: Los rellenos modernos ofrecen un aspecto muy natural, evitando una apariencia «sobrecargada» o artificial.
    Procedimiento rápido y con mínima incomodidad: El tratamiento suele durar menos de una hora, con molestias mínimas gracias a la anestesia local.
  • No requiere tiempo de recuperación: Los pacientes pueden retomar sus actividades diarias inmediatamente después del procedimiento, aunque pueden experimentar algo de hinchazón o moretones temporales.
  • Resultados duraderos: Dependiendo del tipo de relleno utilizado, los efectos pueden durar desde varios meses hasta un par de años, con la posibilidad de retoques para mantener los resultados.

La duración de los efectos del tratamiento para los surcos nasogenianos con rellenos dérmicos puede variar dependiendo del tipo de relleno utilizado y de la respuesta individual de cada paciente.

En general, los efectos de los rellenos como el ácido hialurónico suelen durar entre 6 y 18 meses. Otros tipos de rellenos, como los de ácido poliláctico, pueden tener una duración más prolongada, extendiéndose hasta 2 años en algunos casos