Hiperhidrosis Axilar

Define tu rostro

320€/Vial

Control efectivo y duradero para la hiperhidrosis axilar.

Hiperhidrosis Axilar

El tratamiento de hiperhidrosis axilar se centra en reducir la sudoración excesiva en las axilas. Una de las técnicas más efectivas es la inyección de toxina botulínica (Botox), que se administra directamente en la piel de las axilas.

Este tratamiento actúa bloqueando los nervios que estimulan las glándulas sudoríparas, reduciendo significativamente la producción de sudor. Otros métodos pueden incluir tratamientos con láser, medicamentos orales, y en casos más severos, procedimientos quirúrgicos como la simpatectomía torácica.

  • Reducción significativa de la sudoración: Al bloquear la estimulación de las glándulas sudoríparas, se consigue una notable disminución en la producción de sudor.
  • Mejora de la calidad de vida: La reducción de la sudoración excesiva mejora la comodidad diaria y la autoconfianza, facilitando la interacción social y profesional sin la preocupación por manchas de sudor.
  • Tratamiento no invasivo y de rápida recuperación: La mayoría de los tratamientos como la inyección de Botox son mínimamente invasivos y permiten una recuperación casi inmediata.
  • Resultados duraderos: Aunque no es una cura permanente, ofrece un alivio prolongado que puede mejorar sustancialmente el bienestar del paciente.

Los resultados del tratamiento de hiperhidrosis axilar con toxina botulínica pueden durar de 6 a 12 meses, dependiendo de la respuesta individual del cuerpo.